Adopciones

en adopción Noa

Noa es una gatita de mes y medio que abandonaron cerca de una colonia de gatos junto a su hermano Julio.
Se nota que habían estado antes en una casa porque eran muy cariñosos.
Ya saben hacer sus necesidades en arenero y juegan mucho.
Es un amor de gatito.


en adopción Julio

Julio es un gatito de mes y medio que abandonaron cerca de una colonia de gatos junto a su hermana Noa.
Se nota que habían estado antes en una casa porque eran muy cariñosos.
Ya saben hacer sus necesidades en arenero y juegan mucho.
Es un amor de gatito.


en adopción Julia

Julia fue encontrada cerca de una colonia de gatos callejeros.
Estaba sola y desnutrida, a punto de morir. Creemos que su madre perdió a Julia mientras intentaba cambiar de lugar a la camada.
Ha sido alimentada durante dos semanas con biberón.
Ahora es una gatita muy simpática y juguetona.


en adopción Romy

Romy llevaba días vagando por el barrio y colándose en todas las tiendas y bares buscando mimos. No sabemos si está perdida o ha sido abandonada (no lleva chip), pero seguro que tenía familia porque adora a los humanos.
Es una gatita limpia, silenciosa, tranquila, muy dulce, y extremadamente cariñosa. Le encanta estar en brazos y jugar con tus manos.
Está en una casa de acogida muy temporal, por lo que necesita con urgencia una familia que sepa corresponder a todo ese amor que ella ofrece sin condiciones.


en adopción Moncho (La Pandilla)

28/07/2020

Moncho sigue en la calle, cada vez más delgado, no se sabe cuánto sobrevivirá. Necesita una casa o familia ya, pues la zona donde vive es muy peligrosa y ya ha desaparecido algún gato más. Él pide con urgencia que lo quieran pero ahora mismo no tienen espacio para él.

-----------------------------------------------------
Moncho ha resultado ser la avanzadilla de la “pandilla”, ellos son unos tres gatitos procedentes de distintas mamás pero que se llevan bien y no pelean entre sí cuando se acercan por la noche a comer a mi patio. Los dos machitos son algo menos tímidos, pero la blanquita ya la atrapé para esterilizarla y es muy asustadiza. Moncho es como si quisiera entrar en casa y ser uno más, pero debido al número de mis acogidos, no puedo dejar entrar más a menos que se reserve. Los tres corren mucho peligro por amenazas de vecinos, tráfico y otras eventualidades callejeras. Son un amor, y nada me gustaría más que poderlos socializar a todos y quitarles ese sufrimiento. ¿Quieres ayudar a Moncho?